Asumí tu Fe!!!

Defendé tu derecho de servir a Dios


Chicos, ¿se acuerdan del rey Nabucodonosor? Ese rey mando a hacer una gran estatua de oro y dio orden para que cuando las trompetas sonaren todas las personas de su reino se arrodillasen y lo adoraran a la gran estatua.
Quien no obedeciera seria lanzado al horno de fuego.
Los amigos de Daniel, Sadrac, Mesac y Abed-nego tomaron conocimiento de esa orden del rey, pero no se arrodillaron para adorar a la estatua.
Entonces algunos hombres corrieron y le fueron a contar al rey que los tres amigos no adoraban a la estatua de oro.
El rey quedo muy enojado y los mando a llamar y les pregunto por qué no se curvaban delante de la estatua y dijo que les daría una oportunidad más. Cuando la música sonase otra vez ellos deberían curvarse. Ellos respondieron que no servirían a los dioses de el, ni adorarían a la estatua de oro que el había levantado. Y que no estaban preocupados si eran lanzados en el horno de fuego ardiente, pues al Dios al cual ellos servían, los libraría, no solo del horno de fuego, pero también de la madre del rey. ¿Que fe, no? Entonces ellos fueron lanzados en el horno de fuego ardiente. Y ahora? Sera que ellos fueron quemados? 
De repente, el rey miro para adentro del horno de fuego, y en vez de ver a los tres jóvenes, le vio cuatro.
Pero quien será ese cuarto hombre que estaba paseando con ellos adentro del horno? 
Saben quién era chicos? El Hijo de Dios que fue enviado para salvar a los tres jóvenes fieles del horno de fuego.
Ellos salieron del horno sin estar quemados ni un poquito y ni olor a humo ellos tenían.
Dios es fiel!

Después de eso, el rey determino que todos, a partir de aquel día, deberían adorar al 
Dios de Sadrac, Mesac y Abed-nego. Nuestro Dios es el mismo grande y poderoso.
¿Vieron chicos? ¿Cómo vale la pena ser fiel a Dios? Es muy importante aprender esta lección, pues ellos permanecieron firmes y confiaron que el Dios celoso los cuidaría y El los cuido.

Sabemos que tenemos nuestra vida en las manos de Dios y que Él va a ayudarnos a salir de cualquier situación difícil. Él nos da la valentía para enfrentar cualquier amenaza, para asumir nuestra fe y para mantener nuestro comportamiento. No necesitás defender a Dios ni a la iglesia, pero podés defender tu fe, manteniendo tu derecho de servir a tu Dios.

¿Recordás también que en los primeros meses del año hablamos sobre el valor de la obediencia y de cómo obedecer a Dios, y que respetarlo nos protege y nos acerca a Él?
Eso es lo más importante en tu vida. Hablamos también del amor de Dios y de que Él pagó un alto precio por tu rescate. Vale la pena enfrentar lo que sea necesario para mantenerse al lado de este Dios.
Era eso lo que Daniel, Sadrac, Mesac y Abed-nego sabían.
Y fue eso lo que hizo que ellos no se escondieran.
Valdría la pena incluso estar en el horno de fuego.
Nadie haría eso por alguien que no lo merezca, ¿no es cierto?
Si Daniel pensó que su relación con Dios valía ese sacrificio, entonces es porque lo vale realmente.
Si no tenés esa relación con Dios, vale la pena buscarla.
¡Es lo más maravilloso que existe en el mundo!

CONCLUSIÓN:
Cuando confiamos en Dios y andamos en Sus caminos, vale la pena enfrentar cualquier cosa, cualquier amenaza y cualquier persecución. ¡Mantené firme tu fe!

Asumí tu Fe!!!

Quien te persigue no está bien.

Historia de Mardoqueo



Ustedes se acuerdan de la niña huérfana que se transformo en una reina? Como se llamaba? Ester, muy bien. Hoy vamos a conocer a una parte fascinante de la historia.
Cierto día, Mardoqueo, tío de Ester, estaba sentado en la puerta del rey cuando oyó siervos del rey planeando como matarlo. Saben lo que él hizo? El no perdió tiempo y le contó todo a su reina, Ester le contó al rey. Los dos siervos fueron inmediatamente castigados. Mardoqueo fue usado por Dios para salvar la vida del rey, y en aquella época, los reyes siempre recompensaban a las personas que le hacían algún favor. Pero el rey Asuero no recompenso a Mardoqueo, no que lo hiciera por maldad. pero lo hizo sin darse cuenta. Pero Mardoqueo no quedo triste por eso, pues las personas que son de Dios no practican lo bueno esperando ser recompensados, Verdad? Nuestra recompensa viene de Dios.
Entonces el rey promovió a Amán que era uno de sus empleados, el paso a ser después del rey, la  persona mas importante de Persia. El rey ordeno que todos los siervos se arrodillasen delante de él, y eso hizo que Áman se pusiera muy orgulloso. Mardoqueo no se arrodillo ante Áman y cuando los otros empleados vieron eso, se quedaron curiosos por saber por que el no se arrodillaba. Ellos insistieron tanto que el les dejo que era judío, y que ellos solo se arrodillaban para adorar a Dios y a nadie mas. Por causa de eso, Áman quedo furioso y comenzó a planear en contra de la vida de Mardoqueo y de todo su pueblo.


Conclusión:

Vieron, lo que el orgullo hace con las personas? Amán estaba tan preocupado con que todos lo adorasen que muy enojado por Mardoqueo, solo porque no se arrodillaban delante de el. Debemos mantenernos firmes en la fe y confiar en Dios. Ustedes tienen que tener coraje  para decir no cuando un amigüito nos insiste en hacer cosas que desagradan a Dios. No se arrodillen delante de ellos haciendo lo que ellos piden. Acuérdense que cuando obedecemos a Dios somos bendecidos y cuando lo desagradamos a Él sufrimos las consecuencias de nuestros errores.

Aquellos que te persiguen son justamente los que no están bien. Generalmente, esas personas viven mal en su casa y son infelices. Cuando notan que eres feliz, se sienten atacadas, porque es como si, debido a que ellas no son felices, nadie más pudiera serlo. Ellas no piensan en actuar así, es una reacción de las emociones.

Sienten como si hubieran sido atacadas, por eso atacan. En el fondo, están vacías e infelices. No merecen tu enojo. Esas personas son usadas por el mal para hacer que te pongas triste, pero podes luchar contra eso orando por ellas y tratándolas bien.
No tengas vergüenza de tu fe. No tengas miedo de asumir quién eres. Tu escuela, tu barrio y tu familia no son peores que un pozo lleno de leones hambrientos, ¿no? La valentía de Mardoqueo  no venía de su falta de miedo, sino de su confianza en Dios.
¿Recordás que el mes pasado dijimos que Dios está en todos lados, que sabe todas las cosas y que tiene todo el Poder?
¿Y recordás que dijimos que cuando tenemos un pacto con Él, tenemos a ese Dios Todopoderoso de nuestro lado y que necesitamos buscar nacer de nuevo para transformar nuestro corazón y tener nuestras voluntades parecidas a Su voluntad?
Pues es justamente eso lo que hace que tengamos esa profunda confianza en Dios, capaz de hacernos enfrentar cualquier tipo de dificultad con mucho coraje.


Asumí tu Fe!!

Dios honró la fe de Daniel




Entonces, el rey se puso muy feliz, sacó a Daniel de allá y ordenó lanzar a la cueva a los sátrapas y a los príncipes envidiosos que habían tramado en su contra. Los leones se devoraron a todos, antes de que llegaran al fondo de la cueva. Pero Daniel no solo fue honrado por el rey, el Dios de Daniel también fue reconocido.
El rey escribió: “De parte mía es puesta esta ordenanza: Que en todo el dominio de mi reino todos teman y tiemblen ante la presencia del Dios de Daniel; porque Él es el Dios viviente y permanece por todos los siglos, y Su reino no será jamás destruido, y Su dominio perdurará hasta el fin. Él salva y libra, y hace señales y maravillas en el Cielo y en la Tierra; Él ha librado a Daniel del poder de los leones.” (Daniel 6:25-27)


Observá cómo valió la pena que Daniel asumiera su fe frente a todos aquellos que hablaban mal de él. Hoy encontramos a muchas personas que hablan mal de la iglesia, nos critican, nos ridiculizan y nos persiguen cuando decimos que buscamos a Dios y que vamos a la Universal.
Las personas no conocen, pero como oyen mentiras en contra de la iglesia y en contra de Dios hace muchos años, toman aquellas mentiras como si fueran verdades y las usan para hacer bullying contra nosotros.

¿Cómo actuar frente a las persecuciones? Jesús dijo:
“Bienaventurados sois cuando por Mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los Cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.” (Mateo 5:11-12).

Quiere decir que si sos perseguido, insultado y calumniado por seguir a Jesús, debés considerarte feliz, porque una gran recompensa está guardada en el Cielo para vos.

Y, como la historia de Daniel deja bien claro, la recompensa no es solo en el Cielo. Dios honra la fe y da un libramiento sobrenatural. Si te mantenés firme en tu fe, todo el mundo va a ver que sos de Dios.
En el momento, podés incluso tener vergüenza, pero si mantenés tu confianza, Dios va a defenderte, y más tarde, serás honrado. Mirá lo que Él dice: “…Yo honraré a los que Me honran, y los que Me desprecian serán tenidos en poco.” (1Samuel 2:30).

Si honrás a Dios, más tarde o más temprano serás honrado.
No desprecies a Dios y no te escondas.
Daniel no se escondió porque sabía que no estaba haciendo nada incorrecto.
Vos tampoco estás haciendo nada incorrecto siendo de Dios y creyendo en la Palabra de Dios.
Al contrario, el mundo es el que está patas para arriba.
Es como si nosotros formáramos parte de un grupo de resistencia mientras los delincuentes, que son los demonios, dominan el mundo. Esos demonios son espíritus que se aprovechan de la infelicidad de las personas que no conocen a Dios y las usan para perseguir a aquellos que son de Dios.

¡Asumí tu Fe!






OBJETIVO DE LA LECCIÓN: NO TENER VERGÜENZA DE LA FE.

OBJETIVO: Enseñarles a los niños a asumir su fe, aun cuando todo parece estar perdido, como en el caso de DANIEL EN LA CUEVA DE LOS LEONES.
Dios honra la fe y da una salida sobrenatural.

LECCIÓN
ASUMÍ TU FE

“Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes.” Daniel 6:10

El rey quería mucho a Daniel y lo puso como uno de los tres presidentes que cuidaban el reino.
A su cargo había 120 sátrapas, que eran como gobernadores.
Algunos de esos presidentes y sátrapas tuvieron envidia y comenzaron a perseguir a Daniel porque tenía un espíritu excelente, hacía todo mucho mejor que los demás, se esforzaba más y el rey lo quería más por ese motivo. Esos envidiosos querían sacarle el poder a Daniel, pero, como él no hacía nada incorrecto, decidieron inventar algo para perjudicarlo.
Entonces, supieron que Daniel oraba tres veces al día.
Aquel era un reino que no tenía nada de Dios, las personas adoraban a otros dioses y no era normal que alguien tuviera un solo Dios.
Es como hoy en día, las personas tienen varias religiones, muchos adoran a varios otros dioses, santos y entidades y no entienden a alguien que tiene la fe en un solo Dios.

Así, convencieron al rey de firmar un escrito decretando que todo aquel que hiciera peticiones a cualquier dios o persona que no sea el rey sería lanzado a la cueva de los leones.
Daniel se enteró de ese decreto, pero, aun así continuó haciendo sus oraciones.
Claro que Daniel tuvo miedo.
Todo ser humano tiene miedo.
Él podría haberse escondido o haber dejado de orar y negar su fe.
Pero, Dios nos da fuerzas para enfrentar el miedo, inclusive cuando todo parece estar perdido.

Con certeza, Daniel le tenía miedo a los leones (¿quién no tendría?), pero él tenía algo mucho más fuerte que su miedo, su fe en el Dios al que él servía.
Esa fe le daba la confianza “no importa lo que ocurra, vale la pena asumir la fe en mi Dios.”

El rey tuvo que lanzar a Daniel en la cueva de los leones y pasó la noche despierto, angustiado por lo que había sido obligado a hacer.
A la mañana siguiente, el rey fue a la cueva y, con voz triste, preguntó:
“Daniel, ¡siervo del Dios Vivo! ¿Acaso tu Dios, a quien tú continuamente sirves, pudo librarte de los leones?”


Él no esperaba respuesta, pero su corazón disparó cuando oyó la voz de Daniel, contando que Dios envió a un ángel y cerró la boca de los leones, porque vio que él era inocente. 


Omnipresente - Omnisciente - Omnipotente

Dios está a tu lado y quiere hacerte una persona mejor.

Versículo clave: "Los ojos del Señor están en todo lugar, mirando a los malos y a los buenos" Proverbios 15:3
                                                   

Bernabé y Ananías (Hechos 4 :36 - Hechos 5: 1-10)

La Biblia menciona dos hombres que tomaron la misma actitud, sin embargo, la intención de sus corazones era completamente diferente.
José, llamado por los discípulos como Bernabé (que significa hijo de exhortación), levita, natural de la ciudad de Chipre, vendió el campo que poseía y depositó el valor de la venta a los pies de los apóstoles. La Biblia no cita si Bernabé había prometido tal ofrenda, aun así ofrendó, dándonos la idea de que lo hizo espontáneamente, el eligió ser agradable para Dios.
Ananías, el otro hombre, también vendió una propiedad, “...y, con el consentimiento de ella, sustrajo algo del dinero que recibió; así que llevó sólo una parte y la entregó a los apóstoles” (Hechos 5.2). Entendemos en este versículo que Ananías y Safira, su esposa, habían prometido todo el valor de la propiedad, pero no lo hicieron, engañándose así mismos, pues ellos pensaron que podrían mentir para Dios.
niños, sepa que podemos escondernos del hombre por un tiempo pero siempre estaremos visibles a los ojos Divinos. El problema de aquella pareja no fue la oferta que no dieron, pero el voto con Dios que rompieron.
Ananías no fue obligado a vender el campo y mucho menos a donar el dinero, como lo exhortó Pedro: “¿Acaso el terreno no era tuyo? Y, si lo vendías, ¿acaso no era tuyo el dinero? ¿Por qué decidiste hacer esto? No les has mentido a los hombres, sino a Dios”. (Hechos 5.4). En el mismo instante Ananías cayó muerto y Pedro mandó algunos hombres a sepultarlo.
Tres horas después, sin saber lo que había ocurrido, Safira llegó hasta Pedro quien le preguntó por cuanto ella y su marido habían vendido el campo. Por haber hecho un acuerdo con el marido, Safira confirmó la mentira, y fue avisada por Pedro, de la muerte de Ananías. Al recibir la noticia, ella también cayó muerta como él.
Safira tuvo la oportunidad de arrepentirse y hablar la verdad. Si en aquel momento hubiese confesado y pedido perdón por su error, ciertamente tendría una oportunidad y sería perdonada. Al mentir, Safira “escribió” su propia sentencia de muerte. 

Concluyendo:

Ananías y Safira hicieron lo errado y creyeron que esconderían su pecado delante de los ojos de Dios,  siguieron su propio camino cometiendo tres grandes errores: hicieron un voto precipitado prometiendo lo que no darían; pensaron que estaban engañando al Espíritu Santo, y mintieron para el siervo de Dios. Nunca debemos olvidarnos de que Dios ve todo, por más oculto que esté un sentimiento, un deseo o una mentira, en algún momento será descubierto. Aunque la persona quiera fingir, llegará un momento en que ella verdaderamente mostrará quien es. Nosotros podemos ser mejor para Dios pero la elección es de nosotros.




Domingo 17 de Abril

Este Domingo se realizo una Clase Diferente en la Escuelita Bíblica Infantil - Sede Nacional,


Escuelita Biblica - Ciudad Sandino
Clase Muy Creativa.



Buscar

Cargando...
 
Escuelita Biblica Infantil Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger