9 dic. 2016



"Apacentando Moisés las ovejas de Jetro su suegro, sacerdote de Madián, llevó las ovejas a través del desierto, y llegó hasta Horeb, monte de Dios.
Y se le apareció el Ángel del Señor en una llama de fuego en medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía.
Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema.
 Viendo el Señor que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí.
 Y dijo: No te acerques; quita el calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es.
Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios.
Dijo luego el Señor: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores; pues he conocido sus angustias,
y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo.
 El clamor, pues, de los hijos de Israel ha venido delante de mí, y también he visto la manera con que los egipcios los oprimen.
 Ven, por tanto, ahora, y te enviaré al Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel.
 Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya al Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel?
 Y Él respondió: Ve, porque yo estaré contigo; y esto te será por señal de que yo te he enviado: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios sobre este monte.
 Dijo Moisés a Dios: He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé?
 Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Además dijo Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: el Señor el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos.









Vamos también para el Monte Sinai para ver esa grande maravilla que Dios tiene para todos nosotros.

Modo de hacer el panel y el Altar:
Forramos la pared con tela azul claro desde el techo hasta el piso, después abrimos el rollo de papel madera de punta a punta y fuimos recortando para darle forma al monte, pegamos, y marcamos el contorno con crayon marrón para dar el formato. Las nubes son con guata para almohadas, las pegamos con la pistola de silicona en la tela, el tamaño queda a su gusto.
El Altar, pueden forrar una caja del tamaño que escojan. Para la zarza encontramos gajos secos de árbol y pegamos con arcilla y después si quieren coloquen las cáscaras de árbol para darle mejor terminación.


5 dic. 2016

Tema Mes de Diciembre



Tema de la Lección: Indignación

Objetivo: Llevar a los niños a saber que Gedeón fue un hombre de mucha fe y que conocía las
promesas de Dios para su pueblo. Viendo que los enemigos los afrontaban y ridiculizaban a Dios, se
indignó pidiendo a Dios una solución.

Lección:
La indignación de un vencedor.
“Y el ángel del SEÑOR se le apareció, y le dijo: El SEÑOR está contigo, valiente guerrero. Entonces
Gedeón le respondió: Ah señor mío, si el SEÑOR está con nosotros, ¿por qué nos ha ocurrido todo
esto? ¿Y dónde están todas sus maravillas que nuestros padres nos han contado?, diciendo: "¿No nos
hizo el SEÑOR subir de Egipto?" Pero ahora el SEÑOR nos ha abandonado, y nos ha entregado en mano de los madianitas. (Jueces 6:12,13)

Gedeón vivía en una época en la que el pueblo de Dios estaba siendo perseguido por los enemigos. El
pueblo trabajaba y producía, pero vivían en la miseria porque eran robados. Cada vez, los enemigos
venían y robaban todo lo que el pueblo había producido.
Por eso Gedeón se indignó en contra de la situación. Él sabía quién era Dios, conocía las historias del
pasado, de como Dios liberó al pueblo de Israel de la esclavitud del Egipto, enviando las plagas para
que el faraón los dejara ir.
¿Usted sabía, que cuando el pueblo fue acorralado por el ejército egipcio ellos quedaron entre el
ejército y el mar? Pero Dios abrió el Mar Rojo para que el pueblo pasara, de manera extraordinaria,
de modo que las aguas del mar quedaron como si fuera un muro a la derecha y a la izquierda del
pueblo. ¡Y todos ellos caminaron sobre tierra seca en medio del mar!
Años después, lo mismo sucedió en el río Jordán, para que el pueblo llegara hasta la tierra prometida.
Y en cada batalla para conquistar la tierra prometida, Dios daba la victoria aquel pueblo, así ellos
consiguieron establecerse y prosperar.
Gedeón sabía todo eso y mucho más, conocía la historia de Abraham y de como Dios siempre fue fiel
a él. Conocía la historia de Josué y de las victorias que Dios le dio al pueblo. Conocía la historia de Noé y como Dios lo salvó del diluvio.
El oía las historias maravillosas de aquel Dios poderoso que salvaba a su pueblo de manera
extraordinaria. Y ahora, aquel mismo pueblo estaba oprimido y derrotado, viviendo en la miseria y
con miedo, al punto de tener que ocultarse y aceptar ser robados por los enemigos. ¿Cómo él podría
aceptar aquella situación, ya que él conocía del gran poder de Dios?
Y si aquel Dios poderoso y maravilloso estuviera de parte de él ¿cómo aquellas cosas horribles
acontecerían? Entonces, Gedeón se indignó contra aquella situación. Si Dios estaba con él, aquella
situación vergonzosa no podría continuar. Él no se indignó contra Dios, pero sí se indignó en contra de la situación.
Así como el, podemos actuar en ese mismo entendimiento. Esa actitud es fe inteligente. Si Dios está
con usted entonces la palabra de él tiene que cumplirse en su vida y en su familia.
Usted puede y debe indignarse en contra la situación, tener una alianza con Dios e ir en contra del mal
que ha destruido su familia y ha sido un obstáculo en su vida.

Indignación no es rebeldía
Indignación no es rebeldía. Rebeldía tiene que ver con desobediencia y eso está mal. Indignación tiene que ver con no aceptar la situación justamente por saber que a aquella situación no combina con Dios.
Gedeón era un indignado, pero no era un rebelde. Él tenía temor a Dios y justamente por respetarlo a
Él y saber quién él era no aceptaba esa situación.
No se acomode con la situación, ni se acobarde delante de las dificultades. Si usted entregó su vida a
Dios, de cuerpo, alma, y espíritu, usted tiene el derecho de tener una vida de calidad. Él está de su
lado y quiere ser su aliado contra todas las dificultades.
En la vida siempre tendremos problemas, pero con Dios venceremos todos los problemas que
vinieren. Él nos garantiza la victoria y podemos cobrar eso de Él. No de una manera irrespetuosa, pero sí podemos cobrar, ya que sabemos que él no miente. Él no se enojó con Gedeón por haberlo
cuestionado por aquellas cosas que estaban aconteciendo, si Dios estaba con ellos.
Pero Dios no dijo que él era con el pueblo, dijo que estaba con Gedeón. El pueblo estaba pidiendo a
gritos la liberación, pero aun en medio de ellos había muchas cosas erradas. Hasta tenían un altar de
un dios extraño llamado Baal. Para que Dios pudiera estar con ellos, tendrían que reconciliarse con él.
Dios es Santo y para andar con el tenemos también que ser Santos. Debemos apartarnos de aquello
que no agrada a Dios. Debemos cuidar de nuestro comportamiento para no mentir, no ser malicioso,
perdonar, ayudar a otros, oír y obedecer a nuestros Padres y a Dios en fin, tener actitudes de un hijo de Dios.
Sobre el Altar en el Templo de Salomón, en Sao Paulo, está escrito: "Santidad al Señor". El lugar másimportante de aquel Templo hermoso es lo que debe escribirse en nuestro corazón y en nuestra
mente. ¿Qué significa santidad al Señor? Significa separarse para Dios, como propiedad exclusiva de
él.
La Biblia dice que nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo. Él quiere habitar dentro de nosotros. El Espíritu Santo viene habitar sobre aquellos que buscan su santidad. Y quien tiene el Espíritu Santo
tiene los pensamientos de Dios.

No reclame, indígnese en contra de la situación y crea en Dios
Cuando usted ve una situación en su vida que nos está bien, que parece injusta, en el fondo viene
aquella indignación. Esa indignación es la energía de su incomodidad. Use la fuerza de su indignación
de una manera positiva y no negativa.
Usarla de manera negativa es coger esa energía y usarla para reclamar, culpar a otros es ser rebelde.
Y usarla de manera positiva es coger esa energía y usarla como combustible de fe.
La fe es la certeza de las cosas que se esperan. Por ejemplo si sus Padres están peleando y usted sabe
que Dios quiere que ellos sean felices. No está correcto estar peleando con los Padres. En vez de gritar con ellos o vivir nervioso, usted puede colocar la energía generada por esa indignación en la certeza de que la relación de ellos va a tener un resultado positivo y ellos van a estar bien.
Puede hablar con Dios en oración, ¿recuerda lo que hablamos de la oración?, en su cuarto sin que
nadie lo vea use el nombre de Jesús, expulse el mal que está causando la división en su familia, pida a
Dios que cuide de su familia y que bendiga su casa.
Tenga la certeza de que la situación se va resolver y haga un pacto con Dios, para que su vida sea de Él, y así usted vera la voluntad de él siendo realizada.
Gedeón sacó las cosas equivocadas de la vida de él, sacrificó, obedeció a Dios y fue para la guerra
contra los enemigos con un ejército muy pequeño. Más él tuvo el coraje porque confiaba en la
palabra de Dios.
El uso su indignación como combustible de su fe para conseguir vencer varios ejércitos. Consiguió
liberar a su pueblo y aliarse con él, con la fuerza de su indignación, la cual le dio a el un coraje que él no tenía. Dios no cambió, continúa siendo el mismo Dios de Gedeón.

Conclusión:
No se acomode con la situación, ni se acobarde delante de las dificultades. Sea un niño que piensa y
cobra de Dios Su palabra, en su vida y en la de su familia.

Observaciones para las Educadoras:
 Hacer preguntas para los niños, las que colocamos abajo son sugerencias que pueden ser usadas,
pero la educadora, que conoce a los niños y que está con ellos en la hora de la clase, puede y
debe crear sus propias preguntas, relacionadas con el tema, para interactuar mejor con los niños y
hacerlos pensar, aplicando la propia vida con lo que escucharon.
 Pedir testimonios, es importante que los niños vean el resultado de lo que está siendo predicado.
Así como el pastor muestra los testimonios de transformación de vida, es importante que la
educadora muestre también testimonios.
Converse con los niños y con los Teens y vea lo que las enseñanzas han hecho en la vida de ellos.
Usted se ira a sorprender y el Espíritu Santo orientara su trabajo.


Preguntas:

1-¿Porque el cristiano tiene que ser indignado?
2-¿Qué Dios encuentra cuando usted manifiesta su indignación?
3- Cuéntenos un momento suyo de indignación

Educadoras y Consejeras: Comparen las respuestas de los niños y de los Teens de acuerdo con el
ejemplo de las respuestas de abajo.


Mejores Respuestas:

1-No se conforme con el mal en su vida
2- Se agrada por el hecho de ser fuerte y de confiar en sus promesas
3- Experiencia propia con la indignación………

¿Quién era acomodado con la situación y después de lo que oyó, aprendió a usar la
indignación y vio un resultado?


Esa pregunta debe ser hecha a lo largo del mes, después de que los niños hayan asistido a alguna de las clases relacionadas con el tema.


Obs. Interactuar con los niños, de acuerdo con las respuestas. Pedir la dirección del Espíritu Santo.
Los temas son mensuales, pero las educadoras y consejera deben enriquecerlos con ejemplos
diariamente.

Frases claves para dirigir las clases de los niños más pequeños:
*Gedeón sabía las maravillas que Dios había hecho
*Si Dios estaba con él, aquella situación horrible no podría continuar
*Indígnese en contra del mal y tenga una alianza con Dios
*Indignación no es rebeldía
*Dios nos garantiza la victoria y podemos cobrar eso de él
*Apártese de lo que no agrada a Dios
*Quien tiene el Espíritu Santo tiene los pensamientos de Dios
*No reclame, Indígnese en contra de la situación y crea en Dios
*Haga un pacto con Dios para vencer.

9 nov. 2016

LA Historia de Zaqueo


La Biblia cuenta la historia de Zaqueo, un cobrador de impuestos que vivía engañando a las personas, pues cobraba mucho más de lo que ellas debían. Un día él descubrió que Jesús iría visitar su ciudad y tubo ganas de conocerlo.

Muchas personas se quedaron en el camino esperando a que Jesús pasara. Zaqueo era muy pequeño y se dio cuenta que si se quedara en el medio de la multitud no conseguiría ver a Jesús. Entonces él tuvo una buena idea. ¿Saben que hizo? (Espere la participación). Subió en un árbol. ¡Sí, eso mismo! Ciertamente desde allí arriba conseguiría verlo. Y fue eso lo que ocurrió, Zaqueo vio a Jesús. Cuando Jesús pasó bien debajo del árbol, algo maravilloso ocurrió, pues Jesús dijo: “Zaqueo, bájate deprisa, pues hoy quiero quedarme en tu casa”.

¡Qué maravilla! El maestro iría a la casa de Zaqueo, y él bajo del árbol rápido. Algunas personas se quedaron hablando mal de Jesús, pues creían que no debería hablar con un pecador. Niños, Zaqueo era conocido como un ladrón, como alguien que se aprovechaba del pueblo. Jesús sabia que él hacia esas cosas equivocadas, pero lo amaba y quería cambiar de vida.
Zaqueo no perdió la oportunidad y, cuando estaban en su casa, dijo: “Señor, resolví dar a los pobres la mitad de mis bienes; y si alguna cosa he defraudado a alguien, restituiré cuatro veces más”. Y Jesús respondió: “Hoy hubo salvación en esta casa…”
Antes de tener un encuentro con Jesús, Zaqueo hizo muchas cosas deshonestas y perjudicó muchas personas. Pero después de aprender sobre la voluntad de Dios, él dejó las cosas equivocadas y, a partir de aquel día, todo se hizo nuevo en aquel hombre.

CONCLUSIÓN
"Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes"  Santiago 4:6

Dios ama a todas las personas, pero desea que todas abandonen las cosas equivocadas para hacer lo que agrada a El, pues, haciendo así, el Espirito Santo le enseñará el camino que deberá seguir. ¡Quién quiere seguir el camino de Jesús diga amén!

1 nov. 2016

Idea Para la Clase

¿Que es la Humildad?

Humildad

Sustantivo femenino

1- Humildad: Cualidad de humilde

2- Humildad: Virtud caracterizada por la conciencia de las propias limitaciones; Modestia; Simplicidad.

Espiritualmente hablando de humildad viene ahí:
Ser humilde no tiene nada que ver con ser pobre. Lo contrario de humildad es orgulloso.
Hay muchos pobres orgullosos y muchos ricos humildes.
HUMILDAD tiene que ver con el carácter de la persona, con practicar simplicidad, con saber oír, esperar, considerar, con reconocer sus errores y cambiar de actitud inconveniente, en fin, Humildad es una practica de carácter cristiano.
***************************************
Y ahora destinado exclusivamente para ustedes:
Coordinadoras, Educadoras y Consejeros
Si, porque a medida que usted ENSEÑA, debe APRENDER más y más...

Fuente :http://blogs.universal.org/renatocardoso/es/2013/03/30/test-como-saber-si-es-orgulloso/

Test: Cómo saber si es orgulloso

ORGULLOSO
  1. Justo a los propios ojos; crítico, busca fallas en las personas
  2. Exageradamente independiente, auto suficiente
  3. Tiene que probar que tiene razón
  4. Reivindica todo para sí; tiene un espíritu exigente
  5. Muy preocupado con su reputación
  6. Desea ser servido
  7. Desea su éxito a cualquier precio
  8. Se concentra en el fracaso de los demás
  9. Ansía ser reconocido (lo hiere que los demás sean promovidos y él sea ignorado)
  10. Está muy preocupado consigo mesmo
  11. Mantiene a los demás a distancia
  12. Rápido para culpar a los demás
  13. Se defiende cuando es criticado
  14. Le es difícil decir:”Me equivoqué, me perdonas?”
  15. Espera que los demás vengan a pedirle perdón
  16. Piensa que no tiene nada de qué arrepentirse
HUMILDE
  1. Compasivo; piensa lo mejor de los demás
  2. Reconoce su necesidad de otros
  3. Dispuesto a ceder el derecho a tener razón
  4. Tiene un espíritu manso
  5. Se niega a sí mismo
  6. Lo motiva servir a los demás
  7. Lo motiva hacer que los demás tengan éxito
  8. Tiene consciencia de su propia necesidad espiritual
  9. No se juzga merecedor (se alegra cuando los demás son exaltados)
  10. Totalmente despreocupado consigo mismo
  11. Se arriesga aproximándose a las personas y las ama sinceramente
  12. Asume la responsabilidad
  13. Recibe críticas con un espíritu humilde y abierto
  14. Es rápido en admitir sus errores y buscar perdón cuando es necesario
  15. Toma la iniciativa de reconciliarse, no importa cuánto se haya equivocado la otra persona
  16. Percibe la necesidad de una actitud sincera de continuo arrepentimiento


Tema del Mes de Noviembre: Humildad


OBJETIVO:
Enseñar a los niños que se debe ser humilde para reconocer la soberanía y majestad de Dios.

LECCIÓN:
“Porque yo descendí del cielo, no para hacer mi propia voluntad, y si la voluntad de aquel que me envió” (San Juan 6: 38)

El Señor Jesús fue enviado al mundo por el Padre con una difícil misión: El seria sacrificado en lugar de toda la humanidad, para darnos la salvación. Antes de esto, Él tendría que perder el derecho de vivir su propia vida para preocuparse con nosotros. 

Lidero una multitud, fue odiado, calumniado y despreciado. Hablaba para las personas y no entendían. Nada fue fácil para El. En tanto, El dejo bien claro acerca de cuál era su posición delante de eso: No estaba acá para hacer su voluntad, y si la de Dios.
A usted le puede parecer extraño al tanto de argumentar: ¿Pero Él no era Dios? ¿Cómo puede haber hablado así? Si, Él era Dios. Pero estaba aquí en forma humana, o sea, recibió la naturaleza humana.
¿Recuerda de lo que explicamos en septiembre sobre la carne? Pues Él tenía esa carne, esa voluntad humana. Era de eso que Él estaba hablando aquí.
No vino para hacer su voluntad humana, de sus emociones e impulsos, y si la voluntad de Dios, la voluntad del Espíritu, que tenía un plan para toda esa situación, más allá de que algunas cosas no parezcan favorables en ese momento.
Cuando la gente se entrega totalmente a Dios, no le impone nada, deja que Él actúe. 
Dios sabe todo, mucho más que un padre, Dios sabe lo que es mejor para cada uno. El conoce el futuro y consigue ver todas las posibilidades del futuro que nuestras elecciones pueden crear. Entonces, ¿No es mucho más inteligente dejarnos orientar?
No sabemos escoger las cosas ciertas, pero podemos usar algunas técnicas de inteligencia espiritual para nuestra vida. Por ejemplo, tener esa humildad del Señor Jesús, de no imponer nuestra voluntad, y si hacer la voluntad de Dios.
¿Recuerda que dijimos, algunos meses atrás, que Él es Omnipresente (O sea, está en todo lugar), Omnipotente (Tiene todo el poder) y Omnisciente (Sabe todas las cosas)?
Entonces, es mucho más inteligente hacer la voluntad de aquel que sabe todas las cosas, creo todo el universo y conoce lo que va a acontecer. Tenemos que saber lo que queremos, nuestra voluntad, inteligentemente debe estar siempre subordinada a la 
voluntad de Él. Si diera empate o si quedan dudas, la voluntad de Él siempre gana.
¿Cómo realizar esto? Debemos decir no a todo lo que aparece de contrario acerca de la voluntad de ÉL. Para saber cuál es la voluntad de ÉL necesitamos estar conectados con ÉL. ¿Pero cómo? Por medio de una lectura atenta de la biblia, prestando atención de lo que aprendemos en la iglesia también por medio de la oración.
¿Recuerda de lo que enseñamos sobre la oración en el mes pasado? No es un rezo decorado y lindo, es una conversación sincera y directa con Dios, usando siempre el nombre de Jesús, que nos da acceso a Dios.
Solo a través de la oración podemos decirle a ÉL lo que necesitamos, y que deseamos hacer solamente su voluntad. Entonces podemos confiar que aquello que va a acontecer sea de la voluntad de Él.
EL CORAZÓN NO PIENSA:
¿Ya aconteció con usted de querer un juguete o alguna cosa que vio en las publicidades, le insistió mucho a su mamá para que se lo comprara, y cuando lo consiguió, usted lo uso un corto tiempo y después se olvidó? Parecía tanto que quería aquello, pero después que lo consiguió, perdió la gracia. Eso es una prueba de que la gente ni siempre sabe lo que es mejor. Nuestra voluntad y nuestros impulsos nos llevan a creer que es lo mejor para nosotros, pero las decisiones tomadas por el corazón no son inteligentes.   
¿Y ya aconteció de querer mucho alguna cosa y sus padres no quisieron comprarle porque sabían que no era bueno para usted? ¿Cómo alguien que le ama entregaría para usted alguna cosa que usted todavía no tiene condiciones de recibir? 
Imagínese usted queriendo mucho  una moto, con esa edad que usted tiene. Su padre sabe que si le diera una moto usted podría accidentarse en pocos meses o tal vez el mismo día, pues usted no está preparado para conducir. Si ya es peligroso para quien tiene permiso de conducir vehículos y está acostumbrado a enfrentar el tránsito, imagínese para alguien tan pequeño. De la misma manera a veces Dios dice no para algunas cosas que deseamos, porque tal vez no sea lo mejor para nosotros. La voluntad de Él siempre es la mejor. Vamos a seguir el ejemplo del Señor Jesús y decir: “Sea hecha Tu voluntad Señor”. Para hacer esta oración, debemos ser humildes, reconocer que Dios es soberano. Ser humilde no tiene relación con ser pobre. Lo contrario de humilde es orgulloso. Existen muchos pobres orgullosos y muchos ricos humildes. Ser humilde o ser orgulloso tiene que ver con el carácter de la persona y no con la parte financiera. La persona orgullosa cree que solo ella está en lo correcto, que ella sabe todo. Ella no acepta opiniones de los otros, no acepta orientación y no reconoce sus errores.  Ya el humilde oye y responde, para ver si aquella opinión tiene sentido. Acepta orientación, reconoce sus errores y pide perdón. Sabe que siempre no está en lo correcto y está abierto al aprendizaje, porque sabe que tiene mucho que aprender y mejorar. Una persona así es que ira a vencer.
En el inicio del año hablamos sobre obediencia. El humilde es obediente, justamente por saber que no es dueño de la verdad.  El no hace lo que quiere. El humilde sabe ser siervo. El siervo no hace su propia voluntad. El empleado obedece al patrón. Un hijo obedece a los padres. Un alumno debe obedecer a los profesores.
Y alguien que se dice llamar hijo de Dios ¿No debe obedecerle a Él? Y alguien que se hace llamar siervo de Dios ¿No debe obedecerle también? Con certeza, es importante confiar en Él porque Él sabe lo que es mejor para nuestra vida. Y es por esta causa que entregamos toda nuestra vida en las manos de Él, y de esa manera entendemos que estamos seguros.
CONCLUSIÓN:
Para seguir en la fe tenemos que negar nuestras voluntades y colocar en primer lugar la voluntad de Dios.
OBSERVACIONES PARA LAS TIAS: 
·        Realizar preguntas para los niños (Las que colocamos abajo son sugestiones que pueden ser usadas, la tía que conoce a los niños y está en la hora de la clase, puede y debe crear sus propias preguntas, relacionadas con el tema, para interactuar mejor con ellos y hacerlos pensar, aplicando la propia vida y lo que oyeron.
·        Pedir testimonios (Es importante que los niños vean el resultado de lo que ha sido predicado. Así como el pastor muestra los testimonios de transformación de vida, es importante que la tía muestre también testimonios) 
·        Converse con los niños y vea como las enseñanzas han sido de gran ayuda en la vida de ellos. Usted se ira a sorprender de como el Espíritu le orientara en su trabajo)
PREGUNTAS: 
1-  ¿Por que usted tiene que ser humilde?
2- ¿Ser humilde es imponer su voluntad?
3- ¿Que sucede cuando usted es humilde?
Tias - Educadoras y Consejeros: Comparen las respuestas de los niños y de los Teens de acuerdo con el ejemplo de respuestas abajo.
Mejor Respuesta:
 
1- Por reconocer que no soy nada y que no sé nada.
Dios no necesita de mi; Soy yo el que necesito de El.
2- No. La voluntad de Dios es quien tiene que prevalecer.
3- Dios puede oirme y ayudarme.
¿Quién era orgulloso y después que oyó, aprendió a ser más humilde?
(Esas preguntas deben ser hechas a lo largo del mes, después de que los niños hayan participado en alguna clase sobre el tema)
OBSERVACIÓN:
Interactuar con los niños de acuerdo con las respuestas. Pedir la dirección del Espíritu Santo. Saber dar ejemplos a cada día es recibir un aprendizaje extra.
Los temas son mensajes, pero las tías deben enriquecerlos con los ejemplos diariamente.
FRASES CLAVES PARA ORIENTAR A LOS NIÑOS MAS PEQUEÑOS:
·        Jesús vino para hacer la voluntad de Dios
·        Dios sabe lo que es mejor para cada uno
·        Diga no para todo lo contrario a la voluntad de Dios
·        El corazón no piensa
·        Lo contrario de humilde es orgulloso
·        El humilde sabe obedecer
 

About