29 ago. 2011

Miren lo que paso el Domingo en EBI-Sede

Ese Domingo todos los niños recibieron la manualidad, era un recuerdo de la EBI que fue hecho con mucho amor para ellos.




En la oportunidad conmemoramos a los cumpleañeros del mes.
¡Felicidades!

Miren a los niños de primaria y de maternal; se divirtieron mucho con la mascara de Sansón. 

Y los niños de la Sala Junior cada uno con su cuaderno escribiendo lo que comprendieron de la clase.


Unidad 4: La historia de Zaqueo



La Biblia cuenta la historia de Zaqueo, un cobrador de impuestos que vivía engañando a las personas, pues cobraba mucho más de lo que ellas debían. Un día él descubrió que Jesús iría visitar su ciudad y tubo ganas de conocerlo.

Muchas personas se quedaron en el camino esperando a que Jesús pasara. Zaqueo era muy pequeño y se dio cuenta que si se quedara en el medio de la multitud no conseguiría ver a Jesús. Entonces él tuvo una buena idea. ¿Saben que hizo? (Espere la participación). Subió en un árbol. ¡Sí, eso mismo! Ciertamente desde allí arriba conseguiría verlo. Y fue eso lo que ocurrió, Zaqueo vio a Jesús. Cuando Jesús pasó bien debajo del árbol, algo maravilloso ocurrió, pues Jesús dijo: “Zaqueo, bájate deprisa, pues hoy quiero quedarme en tu casa”.

¡Qué maravilla! El maestro iría a la casa de Zaqueo, y él bajo del árbol rápido. Algunas personas se quedaron hablando mal de Jesús, pues creían que no debería hablar con un pecador. Niños, Zaqueo era conocido como un ladrón, como alguien que se aprovechaba del pueblo. Jesús sabia que él hacia esas cosas equivocadas, pero lo amaba y quería cambiar de vida.
Zaqueo no perdió la oportunidad y, cuando estaban en su casa, dijo: “Señor, resolví dar a los pobres la mitad de mis bienes; y si alguna cosa he defraudado a alguien, restituiré cuatro veces más”. Y Jesús respondió: “Hoy hubo salvación en esta casa…”
Antes de tener un encuentro con Jesús, Zaqueo hizo muchas cosas deshonestas y perjudicó muchas personas. Pero después de aprender sobre la voluntad de Dios, él dejó las cosas equivocadas y, a partir de aquel día, todo se hizo nuevo en aquel hombre.

CONCLUSIÓN

El versículo de esta semana está escrito que "¿Quién es el hombre que teme al Señor? Él le enseñará el camino que ha de escoger.". (Salmos 25.12)
Dios ama a todas las personas, pero desea que todas abandonen las cosas equivocadas para hacer lo que agrada a El, pues, haciendo así, el Espirito Santo le enseñará el camino que deberá seguir. ¡Quién quiere seguir el camino de Jesús diga amén!






26 ago. 2011

Manualidades

Aquí tenemos algunas ideas de manualidades, que nos enviaron las Educadoras.
¡Manos a la obra!






22 ago. 2011

¡Aquí vienen los personajes de la historia!

Y ahora vamos a preparar los personajes de la historia de la semana.

¡Es bien fácil de hacer, basta usar su creatividad!
Vamos a necesitar: cucharas de palo, retazos de tela y foamy (o papel colorido), silicón caliente, lana y marcador permanente negro.
¡Esta será la madre de Sansón! Primero vamos hacer el rostro en la cuchara de palo, después, colocamos el cabello.


Después haremos la ropita con un pedazo de tela doblada al medio y cosida. Vamos a fruncir la parte de arriba y pegarla en la cuchara de palo. Ahora sólo faltan las manitos hechas con foamy: péguelas a los lados del vestidito…


Ahora un detalle en Sansón. Peguen un pedacito de velcro (cinta pegapega) en lo alto de la cabeza de él y entonces en la parte de la historia en la que los enemigos le cortan su cabello, le quitamos los cabellos y después  se lo colocamos nuevamente!!! 

 
¡Y ahora todo el grupo está listo, esperando por más una hora de historia!!! 

Terminando los 21 días de Ayuno

Fue una gran bendición para los niños, los cuales vivieron está fe de verdad.


Unidad 3: Confesando los errores



Había una vez un hombre que se llamaba Manoa, que no tenía hijos porque su mujer era estéril. Pero un día algo muy bueno ocurrió, pues un Ángel de Dios apareció para la mujer de Manoa y le dijo que ella tendría un bebé que, antes de nascer, seria consagrado a Dios. Él nunca debería cortar su cabello, pues sería un nazareo, o sea, viviría para servir a Dios y defender a su pueblo. Y así ocurrió, el niño nació y recibió el nombre de Sansón.Por ser muy fuerte, Sansón siempre vencía las batallas, derrotaba a los enemigos, y vencía solito un numeroso ejército. 

Un día él derrotó hasta un león. Si eso mismo, el león apareció al frente de Sansón y cuando iba a atacar, Sansón lo mató. Qué fuerza tenía Sansón, ¿verdad? Él sabía que era un escogido por Dios y por eso su padre le había enseñado que no debería conocer ninguna joven que adorase a otros dioses.¿Pero saben qué ocurrió? (Espere la participación). Sansón terminó gustando de Dalila, una joven filistea. Los filisteos supieron que Sansón le gustaba Dalila y dieron mucho dinero para ella descubriese el secreto de la fuerza de Sansón; Ella hizo de todo para engañar Sansón y por tres veces él le dio pistas falsas a Dalila. Pero la filistea no se rindió hasta que Sansón le contó su gran secreto diciendo:- ¡Nunca corte los cabellos! Desde cuando nascí fui consagrado a Dios. Perderé mi fuerza si mi cabello es cortado 

Amiguitos, Sansón nunca debería haber hecho eso, pues en el momento que él le contó el secreto, él rompió su voto con Dios. Cuando Sansón fue preso y llevando como esclavo. Colocaron a Sansón preso en las columnas de un templo, adonde adoraban a un falso dios, y los filisteos se reunían para ver Sansón. Ellos se reían y se burlaban de Sansón que, ciego y sin fuerzas, nada podía hacer. Pero Sansón se arrepintió de haber roto su voto y oro a Dios, pidiendo una oportunidad más de vencer a los enemigos. Dios lo perdonó y envió el Espíritu de fuerza que, por la última vez, llenó a Sansón que derribó las columnas del templo, destruyendo a los enemigos.

CONCLUSIÓN: Amiguitos, en el libro de Salmos está escrito que: "Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. (...) y tú perdonaste...". (Salmos 32.5)Sansón reconoció que estaba equivocado y confesó a Dios y el Señor le perdonó, dándole otra oportunidad. Si tú has sido desobediente a tus padres, si has mentido, dicho palabras que desagradan a Dios, entonces pide perdón a Él y deja de hacer las cosas equivocadas para que el Espíritu Santo pueda venir sobre tu vida.



21 ago. 2011

21º Día del Ayuno de Daniel

¿Por qué aún no recibí el Espíritu Santo?

Porque aún no se entregó 100%.
¿Cree usted que el Justo Juez es injusto?

Él prometió:
“Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir…” Juan 14:16-17

El ya rogó por usted y garantizó que el Padre Lo dará.
¿Pero que falta para que se cumpla Esa Promesa en su vida? ¿Sería su casamiento con el mundo?
Pero usted ya se divorció del mundo y se casó con Jesús.
¿No es así?
Por causa de eso, usted tiene derechos adquiridos por la fe en el Señor.
Entonces, coloque todas sus fuerzas en la búsqueda y tome posesión de los derechos en las promesas de su Señor.
¿Será que el Dios-Padre negaría un pedido del Dios-Hijo? 
Lo dudo.
Este domingo, venga preparado para recibir el Sello de Dios, ¡aún sin merecerlo!
Venga dispuesto a entregarse, incondicionalmente, de cuerpo, alma y espíritu.

20 ago. 2011

20º Día del Ayuno de Daniel


El Secreto de Mi Salvación

Siempre temía y temblaba por mi salvación. Pues, el Espíritu Santo me había convencido:
¿De qué sirve, ganar el mundo entero y perder su alma?
Esa palabra hizo nacer en mí un temor sin precedente. Y, si agregamos la profecía de Ezequiel, el Espíritu Santo me advertía, con más ahínco, al respecto de mi mayor bien:
“... La justicia del justo no lo librará el día que se rebelare; y la impiedad del impío no le será estorbo el día que se volviere de su impiedad; y el justo no podrá vivir por su justicia el día que pecare.
Cuando yo dijere al justo: De cierto vivirás, y él confiado en su justicia hiciere iniquidad, todas sus justicias no serán recordadas, sino que morirá por su iniquidad que hizo.
Y cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; si él se convirtiere de su pecado, e hiciere según el derecho y la justicia, si el impío restituyere la prenda, devolviere lo que hubiere robado, y caminare en los estatutos de la vida, no haciendo iniquidad, vivirá ciertamente y no morirá.
No se le recordará ninguno de sus pecados que había cometido; hizo según el derecho y la justicia; vivirá ciertamente.” Ezequiel 33:12-16

“¡SI USTED PIENSA QUE SU SALVACIÓN ESTÁ GARANTIZADA, EL TEXTO DEJA BIEN CLARO QUE NO!”
 

About