30 sept. 2011

Evangelización GFteen

El grupo Gfteen salio a las calle para llevar palabras de vida para aquellos que sufren.
Bendiciones a todos lo pre-adolescentes

26 sept. 2011

¡La EBI se prepara para el Gran Encuentro de Coordinadoras y Educadoras!!!

Nuestra Invitación


En la oportunidad ellas recibirán un Diploma de Reconocimiento de la EBI por su valioso trabajo



¡Coordinadora y Educadora no se lo pierda!!!

Unidad 4: LO QUE NO DEBEMOS HABLAR


Había una vez un niño que se llamaba Juan. Él era muy listo y lleno de amigos. Sus padres lo educaban de acuerdo con la Palabra de Dios y Juan sabía que no debía envolverse con las cosas equivocadas o decir malas palabras.

Un día llegó un nuevo alumno a la escuela, que se llamaba Leo, un niño muy travieso, que no pensaba antes de tomar actitudes y no respetaba a nadie. Bastaba que fuese contradecido para luego armar problema por todo y, por eso, nadie quería ser su amigo. Juan era diferente, trataba bien a todos sus amigos y Leo tenía envidia de él.

Ocurrió que un día ellos estaban en la escuela y Leo comenzó a decirle de todo en la frente de sus amigos. Él pensó que Juan se defendería diciendo también palabras feas. Niños, pero esta vez Juan era el diferente:
- Estas palabras son muy feas, no hables así. Algún día te puede ocurrir de encontrar a alguien que también te maltrate, pero yo pido a Dios que te bendiga. Mi mamá me enseñó que debemos tratar bien a las personas.

Juan se fue y Leo con tanta vergüenza ni conseguía mirar para los otros niños. Leo se dio cuenta que Juan era un niño diferente y preguntó por qué él no lo había tratado mal. Juan le explicó que había aprendido en la EBI a respetar a las personas. Él lo invitó a Leo para ir a la escuelita, y él aceptó la invitación y aprendió sobre la Palabra de Dios. ¿Qué cosa linda, no es cierto?

CONCLUSIÓN
Debemos saber qué tipo de fuente ha sido nuestra boca: una fuente que habla solamente palabras bonitas y buenas o una fuente que es mala y habla palabras feas. Debemos agradar a Dios y hablar buenas palabras. Muchas personas viven hablando palabras feas que entristecen los otros, pero nosotros debemos hablar palabras que alegran a Dios y las personas que están a nuestro alrededor, ¿amén niños?





21 sept. 2011

Manualidad

Miren esta idea para memorizar el versículo
Colaboración EBI-La Fuente

Practicando

El día Domingo los niños se divirtieron realizando las manualidades.




 

19 sept. 2011

Lapices decorados

Presentamos varios lápices decorados hechos con amor y cariño por nuestras coordinadoras.
Bendiciones coordinadoras de toda Nicaragua.









Unidad 3: Las consecuencias de la mentira


Naamán era un hombre muy importante del ejército de Siria, pero muy enfermo. Él tenía lepra, una enfermedad de piel que, en aquella época, no tenía cura. Naamán oyó hablar que el profeta Eliseo podría curarlo y resolvió buscarlo.

El profeta Eliseo mandó a Naamán a sumergirse siete veces en el rio Jordán y el hizo todo como fue mandado en el séptimo chapuzón, fue curado. ¡Qué alegría! Él fue curado y su piel quedó pareciendo a la de un bebé, limpiecita.

Naamán se puso tan feliz, que resolvió agradar a Eliseo dándole un regalo. El profeta no acepto los regalos, pues sabía que fue Dios que había hecho el milagro solamente Él debería ser adorado.
Giezi, el criado de Eliseo, oyó la charla y resolvió recibir los regalos en el lugar de él. Qué actitud fea. Giezi se quedó oyendo la charla solo para sacar provecho. Cuando Naamán estaba yéndose, Giezi corrió atrás de él y le pidió los regalos diciendo: Mi señor, Eliseo, mandó decirle que ahora mismo llegó de viaje dos jóvenes discípulos y le gustaría que el señor le diese una moneda de plata y dos de sus ropas finas.

Naamán se quedó contento creyendo que el profeta había cambiado de idea, y le dio las monedas de plata y dos ropas de fiesta. Después de eso, Giezi fue para la casa a esconder los regalos.

Al contrario, Eliseo preguntó adonde él había ido y Giezi, mintiendo más una vez, respondió que no había ido a ningún lugar.

Eliseo sabía lo que había hecho y, por causa de tantas mentiras, Giezi se quedó enfermo de la misma enfermedad que Naamán había sido curado. Su piel se quedó llena de lepra y hasta los hijos de él nacieron leprosos. En el libro de Salmos (119.163) está escrito: "Aborrezco y desprecio la mentira..." En este versículo el salmista revela que odia la mentira y nosotros también debemos odiarla.

CONCLUSIÓN
Amiguitos, la persona que desea librarse de la mentira debe esforzarse y determinar que no mentirá más. Dios ve todo y la mentira siempre será revelada. Puede quedarse escondida por algún tiempo, pero llega una hora que la verdad aparece. ¿Entendieron? ¿Debemos solamente decir la verdad, amén?




16 sept. 2011

Manualidad


Colaboración EBI-León

Unidad 2: Respondiendo mansamente


Había una vez una linda niña que se llamaba Vero. Ella era muy amable y hacía de todo para ayudar a las personas. El Espíritu de Dios vivía en el corazón de ella, por eso, las personas querían estar junto a ella. La familia, las profesoras, y las amiguitas la amaban mucho. Vero hablaba educadamente y era la más calma de la clase.

Cierta vez, mientras jugaba al voleibol, Vero estuvo delante de una gran confusión, pues Renata tiró la pelota y, sin querer, le pegó en el rostro de Betty que se enojó muchísimo y gritó a Renata. Y comenzó la discusión. Mientras las demás niñas les parecía graciosa la situación, las dos discutían sin parar y Vero las observaba seria a las amigas, hasta que dijo: -¡Hey, paren de pelearse! ¡¿Ustedes no son amigas?! Yo aprendí que cuando tenemos algún asunto para resolver, debemos hacerlo mansamente, por eso se calma; pero, si respondemos groseramente, hacemos al prójimo quedarse más furioso todavía.

Vero aprovechó para contar a las amigas una historia que oyó en la EBI: Jesús enseñaba a las personas, cuando llegaron unos hombres que conocían la Palabra de Dios, pero no obedecían. Ellos llevaron hasta Jesús una mujer casada que tenía varios novios. En aquella época, si descubrian que una mujer vivía de aquella manera, ella podría ser apedreada. Ellos estaban enojadísimos y con las manos llenas de piedras para tirarle a la mujer, y preguntaron a Jesús lo que debían hacer. Y Jesús bien calmo dijo: “Que tire la primera piedra quien no comete ningún error.” Entonces los hombres se fueron avergonzados, pues todos cometían errores, Jesús perdonó aquella mujer y dijo a ella: Ve y no peques más.

CONCLUSIÓN
A través de la historia, vero enseñó a las niñas como resolver los problemas una con la otra, o sea, de manera que Jesús hizo con calma y mansedumbre. Si la persona reacciona con grosería y es mal educado, podrá transformar un problema en una gran confusión. En la Biblia está escrito que: "La suave respuesta aparta el furor, pero la palabra hiriente hace subir la ira". (Proverbios 15.1)




 
 

About