22 jul. 2016

Cuidar el Corazón

SEA AGRADABLE
Si usted es una persona agradable todo el mundo va a querer estar cerca suyo. Pero si usted se aísla
y hace de todo para llamar la atención, nadie lo va a entender y probablemente, las personas se
alejarán.
Usted tiene que entender que toda conducta es una opción. Aun que ser nervioso y hacer
berrinches sea un impulso automático, puede ser que usted no se dé cuenta, pero hay una
opción. Usted puede elegir ser cariñoso, tener un corazón puro, sin malicia y sin rencor.
Quiere ser agradable a los ojos de Dios. Para ello, cuide de su corazón, perdone a aquellos que
no son agradables con usted , siempre diciendo la verdad, no avergonzarse de decir "Te amo" a sus
padres y amigos, cumpliendo su palabra, no guardando rencor , confiando en Dios y buscando el
Espíritu Santo, siempre pensando lo mejor de los demás y hacer lo mejor para ayudar.
Así usted tendrá la mayor belleza de todas. La mirada fija de los que confían en Dios, una cara
serena de aquellos que tienen paz, cariño en sus gestos y palabras. Estas cosas tienen un gran
valor para Dios. De esta manera usted alabara al Señor Jesús con sus actitudes. Busque el Espíritu
Santo y esfuerce para mantener su corazón puro, a fin de vivir con él.
CONCLUSIÓN:
Cuando somos puros, sinceros y respetuosos, agradamos a Dios, de esta forma demostramos lo que está dentro de nosotros: nuestra belleza interior, sólo la da el Espíritu de Dios.



15 jul. 2016

Cuidar el Corazón


ESFORZARSE PARA MEJORAR

Si usted se esfuerza para mejorar y le pide a Él ayuda en aquellas cosas que usted no logra cambiar
solo, puede tener certeza de que Él le responderá.
¿Recuerda que ya explicamos aquí en la Escuelita sobre el Nuevo Nacimiento? El Señor Jesús puede
y quiere trasformar su interior y hacer todo nuevo en su vida. Basta hacer una alianza con El,
entregando toda su vida y pidiéndole Nacer de Dios. Así, Usted será hijo de Dios.
El hizo al ser humano, entonces, todos somos criaturas de Dios. Pero solo somos hijos de El cuándo
nacemos del Espíritu. Por lo tanto, tendremos las características de Él, Como un hijo hereda las
características de su padre: alegría, paz, mansedumbre, autocontrol, bondad, paciencia, fidelidad,
benignidad, generosidad, misericordia, amor….
El hijo de Dios piensa en los demás, no miente, no es maldoso, no es rebelde, obedece y respeta
a los padres, a Dios y a sus profesores. Dentro de nosotros hay una consciencia que nos dice lo que
está bien y lo que está mal. El hijo de Dios escoge el mejor camino.
Cuando el corazón es transformado, no es difícil hablar para su madre “Te amo”, usted consigue
tener las mejores reacciones, aunque al inicio necesite esforzarse.
Si a sus amigos usted no les cae bien, le hacen bullying, lo critican, usted no hará lo mismo, porque
usted no es igual a ellos .al contrario, orara por ellos, porque, quien hace bullying, critica y es
maldoso es un niño infeliz que no tiene amor en casa, Y es una persona que necesita de oraciones
y necesita conocer el amor del Señor Jesús.
Tal vez Dios ha permitido ver el lado más feo de esa persona sólo para mostrarle lo mucho que el
necesita de la oración y de la salvación. No para usted criticarla, sino para orar por ella y ayudarla
cuando tenga la oportunidad. Demuestre que eres diferente.
Ah – usted piensa - pero la señora no sabe quién es mi compañero de clase. ¡Él es terrible! No
merece que yo ore por él o lo ayude. Amigo, ¿Quién merece ser ayudado en este mundo?
Ayudamos a los demás, no porque se lo merecen, sino porque es lo que hay que hacer. Es lo que
hace Dios.
El Señor Jesús dijo: “Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen,
haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; Para que seáis hijos
de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover
sobre justos e injustos.” (Mateo 5. 44,45).
Cualquier persona puede amar a quien al parecer lo merece, es muy fácil. Pero sólo los hijos de Dios
pueden amar a quien no lo merece. Nosotros no merecíamos que el Señor Jesús muriera en la cruz
por nosotros, pero Él así lo aceptó, comprendió y perdono nuestras fallas.
Cuando usted tenga el Espíritu Santo, podrá entender por qué su amigo es así, será capaz de mirar
con los ojos de Dios y ver cómo Dios lo ve. Va a ser comprensivo con su amigo, porque usted ha
recibido el entendimiento del Señor Jesús.
Quién tiene a Jesús no tiene ninguna dificultad en dar amor, en perdonar las ofensas, no guarda
rencor. Su amigo habló mal de usted, usted perdona no porque su amigo merece, sino porque
sabe que esto agrada a Dios. El hijo de Dios quiere tener un corazón que agrada a Dios, por lo tanto,
siempre toma las mejores decisiones, por lo cual tiene el mejor comportamiento.
Algunos niños son inquietos, nerviosos y hacen berrinche para cualquier cosa. ¿Eso es bonito? Por
más bonito que el niño (a) sea. Cuando hace estas cosas desagradables, ellos mismos se encargan
de borrar su belleza. Los niños que no logran expresarse y no saben cómo hacer amigos podrían
resolver estos problemas si confían en Dios y desarrollar esa belleza interior.











7 jul. 2016

Cuide de su Corazón


LA PERSONA QUE ES BONITA POR DENTRO, ES CADA VEZ MÁS BONITA A NUESTROS OJOS

Cuantas veces las personas conocen una persona, que en el momento parece ser bonita por fuera,
pero pasando el tiempo vemos el comportamiento malo de esta persona, ¿ella a nuestros ojos se
ve fea? Hasta su belleza exterior desaparece.
De la misma manera, en la que conocemos a una persona y no parece bonita exteriormente, pero
conforme vemos su comportamiento ejemplar ella cada vez se ve más bonita a nuestros ojos. La
belleza exterior que realmente permanece es aquella que refleja la belleza interior.
La belleza exterior cambia mucho. Una persona puede ser bonita cuando niño y perder su belleza
después de adulto. O puede suceder lo contrario, no ser bonita en la infancia, pero ser bonita al
llegar a adulto. La belleza exterior puede cambiar con el tiempo, con algún accidente, con problemas
de salud, o cuando la persona se engorda demasiado o cuando adelgaza mucho.
Existen muchas posibilidades de cambiar la apariencia exterior de alguien, pero si usted es bonito
por dentro nunca perderá su belleza, no importa cuánto su cuerpo cambie. El mundo desprecia las
apariencias de las personas que no se encajan en su estándar, que no sabemos quién determino.
Muchos arriesgan sus vidas para encajar en el estándar de belleza del mundo.
Su valor no está en la apariencia de su cuerpo. No somos hechos en partes separadas, pero si en un
conjunto que es iluminado y se embellece por lo que tenemos dentro.
Usted no es su nariz, sus ojos, su cabello, sus dientes o su estómago. Esas cosas hacen parte de
usted, pero no lo definen. Usted es su carácter, sus actitudes y sus palabras.
Es importante que las personas se cuiden y se arreglen, pero dentro de los límites normales, sin
exagerar. Es más importante cuidar de nuestra belleza interior, el carácter, el comportamiento y la
inteligencia, porque estas cosas nunca nadie nos las podrá quitar.
Es posible convertirse en esa persona bonita por dentro, aunque, en momentos, todo este mal. El
Señor Jesús conoce nuestras debilidades y nuestros defectos, y aun así, somos llamados para ser
moldeados nuestros corazones llenos de pecados. El hace todo nuevo dentro de nuestro ser.

ESFORZARSE PARA MEJORAR
Si usted se esfuerza para mejorar y le pide a Él ayuda en aquellas cosas que usted no logra cambiar
solo, puede tener certeza de que Él le responderá.
¿Recuerda que ya explicamos aquí en la Escuelita sobre el Nuevo Nacimiento? El Señor Jesús puede
y quiere trasformar su interior y hacer todo nuevo en su vida. Basta hacer una alianza con El,
entregando toda su vida y pidiéndole Nacer de Dios. Así, Usted será hijo de Dios.
El hizo al ser humano, entonces, todos somos criaturas de Dios. Pero solo somos hijos de El cuándo
nacemos del Espíritu. Por lo tanto, tendremos las características de Él, Como un hijo hereda las
características de su padre: alegría, paz, mansedumbre, autocontrol, bondad, paciencia, fidelidad,
benignidad, generosidad, misericordia, amor….
El hijo de Dios piensa en los demás, no miente, no es maldadoso, no es rebelde, obedece y respeta
a los padres, a Dios y a sus profesores. Dentro de nosotros hay una consciencia que nos dice lo que
está bien y lo que está mal. El hijo de Dios escoge el mejor camino.
Cuando el corazón es transformado, no es difícil hablar para su madre “Te amo”, usted consigue
tener las mejores reacciones, aunque al inicio necesite esforzarse.
Si a sus amigos usted no les cae bien, le hacen bullying, lo critican, usted no hará lo mismo, porque
usted no es igual a ellos .al contario, orara por ellos, porque, quien hace bullying, critica y es
maldadoso es un niño infeliz que no tiene amor en casa, Y es una persona que necesita de oraciones
y necesita conocer el amor del Señor Jesús.
Tal vez Dios ha permitido ver el lado más feo de esa persona sólo para mostrarle lo mucho que el
necesita de la oración y de la salvación. No para usted criticarla, sino para orar por ella y ayudarla
cuando tenga la oportunidad. Demuestre que eres diferente.
Ah – usted piensa - pero la señora no sabe quién es mi compañero de clase. ¡Él es terrible! No
merece que yo ore por él o lo ayude. Amigo, ¿Quién merece ser ayudado en este mundo?
Ayudamos a los demás, no porque se lo merecen, sino porque es lo que hay que hacer. Es lo que
hace Dios.
El Señor Jesús dijo: “Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen,
haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; Para que seáis hijos
de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover
sobre justos e injustos.” (Mateo 5. 44,45).
Cualquier persona puede amar a quien al parecer lo merece, es muy fácil. Pero sólo los hijos de Dios
pueden amar a quien no lo merece. Nosotros no merecíamos que el Señor Jesús muriera en la cruz
por nosotros, pero Él así lo aceptó, comprendió y perdono nuestras fallas.
Cuando usted tenga el Espíritu Santo, podrá entender por qué su amigo es así, será capaz de mirar
con los ojos de Dios y ver cómo Dios lo ve. Va a ser comprensivo con su amigo, porque usted ha
recibido el entendimiento del Señor Jesús.
Quién tiene a Jesús no tiene ninguna dificultad en dar amor, en perdonar las ofensas, no guarda
rencor. Su amigo habló mal de usted, usted perdona no porque su amigo merece, sino porque
sabe que esto agrada a Dios. El hijo de Dios quiere tener un corazón que agrada a Dios, por lo tanto,
siempre toma las mejores decisiones, por lo cual tiene el mejor comportamiento.
Algunos niños son inquietos, nerviosos y hacen berrinche para cualquier cosa. ¿Eso es bonito? Por
más bonito que el niño (a) sea. Cuando hace estas cosas desagradables, ellos mismos se encargan
de borrar su belleza. Los niños que no logran expresarse y no saben cómo hacer amigos podrían
resolver estos problemas si confían en Dios y desarrollar esa belleza interior.
 

About